12.7.16

El cascaron elegante

Los días son tan serenos en casa, después de amarrar tan fuerte el timón, siento que la mar nos deja disfrutar del camino, aunque la estabilidad laboral no nos acompañe, todo lo hogareño alimentan lo que se vive fuera en toda su plenitud...

Siento paz, armonía, ver a los chiquillos corretear al borde del agua, y a mi chico dorado con su interminable afición al jardín, mientras intento seguir el hilo a mi novela de bolsillo.

Mis sueños de "afuera" se han visto truncados aparentemente por una temporada que espero sea corta.
Y es que no se puede tener todo... ¿No os ocurre? Cuando ves que todo marcha tan bien, te preguntas ¿Dónde está el truco? Perdonar mi desconfianza, pero la experiencia me mantiene alerta.

Y aquí sentada, en la serena oficina de cascarón elegante, veo pasar los minutos a la espera de algo mejor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario